Una lanza por Linux

Como usuario habitual de Linux muchas veces me resulta incomprensible la reticencia de la mayoría de la gente a probar este sistema operativo. Las excusas son generalmente su dificultad de manejo o la complejidad de encontrar programas para él. Sin embargo, la instalación de un sistema operativo basado en Linux, como Ubuntu (quizás el más conocido) puede resultar bastante más sencilla que tener que instalar Microsoft Windows desde cero. Además las distintas versiones de linux cuentan con sus propios centros de software, que nos permiten en un clic instalar el 90% del software que necesitamos habitualmente, esto es bastante más de lo que nos permite Windows en cualquier versión. Por no hablar de la facilidad de actualización o la cantidad de soporte gratuito que podemos encontrar en internet.

Si además no somos partidarios de renovar nuestro equipo de modo habitual Linux nos proporciona distribuciones para “sacar jugo” a la más raquítica de las máquinas que tengamos a mano, permitiendo así dar vida a viejos equipos en un uso ofimático habitual.

Como lo que más nos gusta es experimentar sin riesgos os invito a que cojáis ese portatil o sobremesa viejo que pensábais que ya no servía para nada porque con su Xp desespera utilizarlo y le instaléis alguna versión ligera de Linux como Lubuntu o si el caso es muy extremo Puppy Linux (que os aseguro por experiencia propia que puede correr en un Pentium 2 sin problemas).

Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscríbete

Consigue las nuevas entradas de nuestro blog en tu Bandeja de Entrada.

Únete a nuestros suscriptores