Nuestro nombre es importante, también en internet

En primer lugar os pido disculpas por este período de ausencia, he tenido una pequeña intervención que me ha obligado a parar, e incluso estas semanas serán de lenta reincorporación, por lo que la cadencia de post no será la debida.

Vamos a hablar de nuestro nombre, nuestra marca. Esto es tan importante en la vida “real” como “virtual”. Si hacemos alusión a un nombre, en internet hemos de traducirlo como dominio, o lo que es lo mismo, la dirección de nuestro sitio. Se trata de una referencia que permitirá a nuestros visitantes acceder de modo simple al contenido que tenemos para ofrecer (gracias Tim Berners-Lee). Debido que hablamos de nombres a una escala global, la competencia por reservar un nombre concreto puede ser muy elevada si nuestro negocio utiliza palabras comunes.

Para registrar nuestro dominio hemos de recurrir a alguna de las empresas que ofrecen este servicio, que no es más que una intermediación entre los entes gestionadores de dominios (nacionales o internacionales) y nosotros como usuario final.

Cada nombre de dominio es único, y cada pareja dominio-extensión también. Es decir, tan diferentes son vaca.com y baca.com, que vaca.com y vaca.es. La extensión de cada dominio hace referencia al ente que la gestiona, existen algunas internacionales como .com, .net, .info,… gestionadas por la ICANN y otras nacionales, .es (España), .pt (Portugal),… En los últimos meses se han puesto en marcha algunas extensiones especiales [temáticas] (aún en proceso de implantación) como .barcelona, .photo, .bbva,… que también son de ámbito internacional y gestionados por el mismo ente (ICANN).

En esta tesitura podemos tener la incertidumbre de si es conveniente registrar nuestra marca en todas las extensiones, lo resulta caro (hay unas 1770), y diría que incluso francamente innecesario. Si nuestro nombre se encuentra libre creo que es suficiente registrarlo con .com y la extensión de nuestro país (en España .es). De ser extremadamente reducido nuestro presupuesto una de ellas puede ser suficiente.

  • A la hora de registrar el dominio hay ciertas recomendaciones que es deseable seguir:
  • No utilizar guiones o puntos en la medida de lo posible
  • Huir de las posibles confusiones ortográficas
  • Descartar, salvo casos excepcionales, los dominios IDN (con caracteres especiales como la ñ)
  • Repasar letra por letra el dominio antes de confirmar, puede parecer estúpido pero se registran a diario dominios incorrectos (pizeriapepe.es, confteriamarga.com)

En el caso de los dominios ICANN, y salvo que nuestro registrador ofrezca servicio de ocultación, los datos que facilitamos de registro son públicos. Así que no facilitemos datos que no queramos ver expuestos en internet con facilidad. Eso si, hay datos que deben ser veraces para evitar problemas en una posible disputa del dominio. Los entes nacionales tienen cada uno su política a este respecto, en el caso de España Nic.es sólo publica el nombre y correo electrónico del propietario de los derechos del dominio.

Hablamos de “propietario de los derechos del dominio” y no de dueño a secas debido a que los nombres de dominio se “alquilan”, no se compran. Una vez registrados deberemos abonar una cantidad anual para la renovación de su reserva y utilización. Esto es importante y debemos estar al tanto dado que si caduca recuperarlo puede ser muy caro, e incluso si vuelve a estar libre perderemos nuestro derecho preferencial de renovación situándose al alcance de cualquiera que desee registrarlo.

Gracias por vuestras lecturas y hasta el próximo post.

Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Suscríbete

Consigue las nuevas entradas de nuestro blog en tu Bandeja de Entrada.

Únete a nuestros suscriptores