¿Cuanto cuesta una web?

Bueno, ha llegado el momento. Vamos a hablar de dinero, pasta, parné o como queráis llamarlo. Ese recurso limitado y limitante que muchas veces tumba nuestros proyectos por el lado menos pensado.

Resulta muy complicado elaborar un presupuesto sobre la creación de una web a causa de las múltiples posibilidades que tenemos para llevar esto a cabo y del difícil cálculo de los €/hora de la mano de obra. Esta parte será cuantificada por un profesional si recurrimos al mismo para parte o todo el proyecto, pero como en muchos otros casos no tendrá coste, o le asignaremos uno ridículo, si somos nosotros mismo quien llevamos a cabo el trabajo. Por este motivo voy a obviar el importante coste del tiempo de trabajo que requiere todo el proceso. Y me centraré exclusivamente en alternativas sin terceros, no cuantificando por tanto tampoco los tiempos de aprendizaje, que en algunos casos pueden ser importantes. O lo que es lo mismo a toda esta lista de “peros”, este va a ser un cálculo de mínimos y muy somero; buscando sólo una aproximación a costes que os quite el miedo de emprender esta aventura.

Vamos a calcular el coste mínimo de tres posibilidades de las que hablamos en nuestras preguntas acerca del cómo construir una web, a saber:

  • Un producto DIY
  • Una web de HTML
  • Un CMS

Antes de calcular los costes de cada uno vamos a enumerar unos puntos totalmente básicos que todo proyecto necesita y que por tanto deberá incluir cada uno de los presupuestos:

  1. Dominio
  2. Alojamiento
  3. Acceso
  4. Cuentas de correo electrónico

Comenzamos por el DIY, producto basado en una interfaz amable por tratarse del menos intimidante para un usuario sin conocimientos previos sobre programación, diseño, etc. Este tipo de productos además de sencillez tienen otra característica, aunar todo lo necesario en una cuota única, es decir, incluye el registro de un dominio (con limitaciones), el alojamiento necesario para el proyecto (aunque puede limitarse el número de páginas), el acceso (que suele ser ilimitado y exclusivo mediante la plataforma) y normalmente también la posibilidad de crear alguna cuenta de correo electrónico (ojo con el tamaño de buzón, menos de 2GB puede ser latoso). [En otro post os expondré un ejemplo de construcción de una web con uno de estos productos]. Sus precios varían en función de la gama de opciones de diseños y widgets (aplicaciones) que el proveedor nos permite incluir. Algunos ejemplos de DIY con lo imprescindible para crear la web de tu negocio y lograr un acabado más que decente:

  • Jimdo (60 €/año)
  • Webnoode (Desde 6,65 € al mes)
  • Webly [solo soporte en inglés] (Desde 0€, producto profesional por unos 8$/mes)
  • 1and1 MiWeb (Desde 9,95 €/mes)

No voy a entrar en la conveniencia de cada producto, ni en sus características, ya que algunos no los he utilizado nunca (sólo conozco de primera mano Jimdo, Webly y 1and1 MiWeb). Sus precios son similares y sus limitaciones también. Se trata de productos que en general encorsetarán el crecimiento de nuestra web en el futuro a cambio de facilitarnos ponerla en marcha en un plazo muy corto de tiempo. Lo positivo es el mantenimiento por parte del proveedor a lo largo del tiempo, cuestión más importante de lo que pueda parecer en frío, y lo negativo que el desembolso es continuo a las cuotas fijadas.

Si optamos por una Web HTML deberemos contar al menos con unos conocimientos mínimos de programación y algún programa de diseño que facilite la tarea (Dreamweaver, iWeb, EasyWeb,…). Por lo general los resultados si nuestro manejo de programación es limitado serán bastante pobres, pero puede ser suficiente para el tipo de web del que hablábamos en nuestro primeros post, sitios estáticos con información básica para pequeños negocios ya establecidos y cuya expansión no pasa por la red (ej. la mercería de toda la vida).

Esta opción es muy flexible, pero suele ser el recurso de quien tiene algún “amigo/cuñado informático” que se encarga de casi todo o de todo el trabajo. Como veremos ahora su ventaja es económica, hablamos de unos costes mínimos, pero sus desventajas suelen ser el desconocimiento del entramado del proyecto, como modificarlo, lo que suele derivar en webs estáticas, sin movimiento alguno en larguísimos períodos de tiempo, y realizándose estos siempre con la intermediación de terceros.

Para nuestra web HTML necesitaremos un producto de alojamiento compartido, ya que el número de visitas no será muy elevado y aun cuando estas aumenten pocos recursos se necesitan para cargar este tipo de sitios. Un producto básico de alojamiento compartido (las empresas del sector suelen llamar genéricamente a estos productos hosting [para diferenciar de los servidores]) ronda los 2€/mes, y por este precio suele incluir el registro de un dominio, el espacio que necesitamos para ubicar nuestra web, tráfico suficiente o ilimitado, y alguna cuenta de correo electrónico. Algunas de las compañías que ofrecen estos servicios son:

  • 1and1
  • Strato
  • Dinahosting
  • RedCoruña

Nuestra tercera alternativa es la utilización de un CMS como WordPress o Joomla. En este supuesto hemos de tener en cuenta que las posibilidades de crecimiento son muy elevadas, pero hemos de familiarizarnos con el entorno de desarrollo que, aunque amable, puede resultar un poco abrumador. Salvando este escollo, ya que hay que señalar que un conocimiento básico nos permite crear una web funcional, y el desempeño que logremos en un futuro ya nos permitirá florituras 😉

A nivel económico lo que necesitaremos es lo mismo que en el punto anterior, un hosting (alojamiento compartido). Aunque deberemos prestar más atención a los recursos puesto que el “peso” (consumo de recursos del contenido de la web), tanto en espacio como en necesidades de hardware serán mayores. Con todo, para empezar un hosting con los siguientes mínimos (que por otra parte cumplen la mayoría de hostings básicos):

  • 500 MB de espacio
  • Tráfico ilimitado o superior a los 10 GB/mes (para prevenir picos puntuales por promociones)
  • Soporte para PHP (una versión lo más actualizada posible)
  • 64/128 MB de memoria dedicada
  • 1 (al menos) Base de Datos MySQL (de mínimo 250 MB)

Puede que puntualmente algunos tengáis dudas sobre el S.O. de vuestro alojamiento, en ese caso la respuesta es Linux, su rendimiento será mejor y el coste menor que un hosting con Windows.

El coste sería el mismo del que hablábamos en nuestro presupuesto anterior, 2-3 €/mes, incluyendo el registro del dominio.

Y hasta aquí esta aproximación al gasto necesario para poner en marcha nuestro sitio web.

Gracias por vuestras lecturas. Y hasta el próximo post.

Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Suscríbete

Consigue las nuevas entradas de nuestro blog en tu Bandeja de Entrada.

Únete a nuestros suscriptores